A pesar de que es algo que pasó recientemente por cambios positivos de perspectiva, el hecho es que muchas personas todavía consideran equivocadamente a los procesos de TI como simples mecanismos burocráticos, que sólo existen para limitar la capacidad creativa de los profesionales de tecnología de la información y controlar en todo momento lo que están haciendo.

Esta visión enyesada está lejos de la verdad. Los Procesos de TI no son más que un agregado valioso de conocimientos y experiencias acumuladas durante muchos años por diversas empresas y expertos de la industria, que percibiendo la realización de aciertos y errores en sus acciones cotidianas, decidieron sistematizar los mejores comportamientos para hacer frente de forma dinámica a los riesgos característicos de la profesión y minimizar las posibilidades de errores en la ejecución de los más diversos trabajos.

¿Y cómo funcionan los procesos de TI?

Los Procesos de TI estandarizan todas las actividades de la empresa relacionadas con la tecnología de la información, lo que las lleva a un alto nivel de calidad y excelencia. Con los procesos de TI, los servicios tienen la entrega garantizada, independientemente de quién los ejecuta.

La ausencia de procesos de TI claramente definidos aumenta las posibilidades de error en los proyectos de las empresas, ya que cada experto de un sector podría ejercer sus actividades de una manera diferente, y en el caso de un cambio de funcionarios de un equipo, la estructura completa del trabajo podría verse comprometida.

En contraste, la presencia de un gobierno de TI con procesos bien modelados, permite que cualquier empleado del sector realice el proyecto de forma satisfactoria, incluso en situaciones críticas y de emergencia, más o menos como en un plan de continuidad de los negocios.

Los Procesos de TI se deben considerar como una parte integral y esencial de la gestión de procesos de negocio y por lo tanto, recibir recursos e inversiones frecuentes para que se puedan mejorar y optimizados continuamente, lo que contribuye al desarrollo y crecimiento de los negocios de la organización.

Sistema COBIT: procesos de TI centrados en la planificación estratégica

Traducido del inglés: Control Objectives for Information and related Technology, significa Objetivos de Control para la Información y Tecnologías Relacionadas, COBIT es una guía modelo que compila una serie de mejores prácticas relacionadas con la gestión de los procesos de TI. Fue desarrollado como un marco de trabajo, ya que es independiente de las plataformas adoptadas en las empresas, así como del propio sector empresarial y de la mayor o menor relevancia que tiene la TI en la cadena de producción de las organizaciones.

Mantenido por ISACA (Information Systems Audit and Control Association), COBIT tiene una serie de características que sirven como parámetros para la gestión de los procesos de TI. Además de optimizar las inversiones en tecnología de la información, también proporciona datos valiosos para evaluar el desempeño de las empresas a través de los Indicadores de desempeño o de los Factores Críticos de Éxito, por ejemplo.

La estructura del COBIT se divide en cuatro partes, llamadas dominios. Son:

  • Planificación y organización.
  • Aplicación (ejecución).
  • Entrega y soporte.
  • Monitoreo y Evaluación.

Se pueden citar los siguientes ejemplos de procesos de TI, pertenecientes al dominio de la planificación y la organización:

  1. Definición del Plan Estratégico de TI.
  2. Definición de la arquitectura de la información.
  3. Determinación de la dirección tecnológica.
  4. Definición de los procesos, organizaciones y relaciones de TI.
  5. Gestión de las inversiones en TI.
  6. Comunicación de las Directrices y Expectativas de la Dirección.
  7. Gestión de Recursos Humanos de TI.
  8. Gestión de la calidad.
  9. Evaluación y gestión de los riesgos de TI.
  10. Administración de Proyectos.