DRP y BCP, ¿cuáles son sus diferencias?

Actualmente, todas las empresas dependen de su sistema informático por lo que el más mínimo desastre o fallo en los sistemas puede ser fatal para la actividad de la empresa. No es de extrañar que numerosas empresas de todos los tamaños pongan en práctica un plan de continuidad del negocio BCP o un plan de recuperación ante desastres DRP. Estos dos términos tienen cada uno sus propias particularidades y responden a objetivos bien distintos.

El BCP está orientado a garantizar la disponibilidad de las actividades más importantes de la empresa, define y pone en marcha un conjunto de procedimientos, arquitecturas y recursos con el fin de evitar tales interrupciones. Su principal misión es asegurar la disponibilidad continua de las infraestructuras informáticas como las redes, los centros de datos, los servidores y el almacenamiento, el BCP garantiza a los usuarios un servicio informático sin interrupciones. Además, un BCP generalmente se divide en dos componentes, el PCI (Plan de Continuidad Informático, orientado al sistema de información) y el PCO (Plan de Continuidad Operacional, orientado a la actividad de la empresa).

En cambio el DRP está orientado a la reconstrucción de la infraestructura informática y las aplicaciones estratégicas de la empresa. El DRP utiliza un plan de copias de seguridad que garantiza en caso de siniestro o incidente, la puesta en funcionamiento de la empresa, lo que reduce las consecuencias financieras. En función de las necesidades y del presupuesto de una empresa, un DRP se basa en numerosas estrategias que permiten recobrar la actividad en el menor tiempo posible. Es por ello, que la puesta en servicio de un DRP se determina en función de las probabilidades de riesgo, sus efectos y de la eficacia de los servicios involucrados. Entre las medidas que pueden definirse en el marco de un DRP se encuentran las copias de seguridad y los sistemas redundantes.

    ¿Por qué un backup online es esencial en un DRP?

El plan de recuperación ante desastres es un sistema muy completo para paliar los posibles desastres informáticos. Los desastres naturales, los errores de manipulación, los fallos en el hardware y los virus representan verdaderas amenazas para los sistemas informáticos. Es por ello que la elaboración de un DRPdebe incluir un backup online con el que asegurar la salvaguarda de los ficheros pues la multiplicación de riesgos obliga a las empresas a utilizar herramientas capaces de prevenir problemas informáticos y de gestionarlos cuando suceden. Las copias de seguridad permiten proteger la información pero según un estudio reciente, sólo el 27% de las PYMES interrogadas piensan que las medidas empleadas son suficientes. Cerca de la mitad admiten haber perdido parte de su información y el 70% de ellas han sido incapaces de recuperarla. Muchas empresas nunca han probado el backup antes de necesitarlo y algunas de ellas se quejan de la lentitud del mismo, obligándolas a interrumpirlo.